A ver si me predicen correctamente el tiempo.

A ver si me predicen correctamente el tiempo, que no es lo mismo que el clima porque el clima es digamos tal clima para tal lugar por un período largo de tiempo, en cambio el tiempo te cambia en minutos y te deja boquiabierto de incredulidad como esa vez que me agarró la lluvia en la peatonal mientras promocionaba un puesto que te cargaba los cartuchos de tinta de la impresora con tinta alternativa o sea vamos a decirlo mal y pronto con tinta trucha, y yo estaba disfrazado de jeringa gigante que es lo que usábamos para cargar los cartuchos, y el del tiempo había dicho por la radio salga tranquilo deje el paraguas guardadito total hoy habrá un sol precioso y la conductora le había dicho ay qué lindo Gustavo, así nos bronceamos las chicas y nos ponemos lindas y el del tiempo le dijo sí, sí, es verd… y no pudo agregar nada más porque pusieron un tema de Rafael, pero bueno total que salí para el trabajo sin paraguas y estaba en la peatonal con una alegría que no entraba en mí, disfrazado de jeringa gritando ¡baratita la tinta alternativa! cuando no te digo yo que suena un trueno mirá que hizo saltar del susto a una señora que venía de comprarse un pantalón de corduroy y acto seguido se largó a llover que parecía un diluvio.

O como ese día que el del tiempo dijo por la radio asegúrense de salir con paraguas que van a llover perros chihuahua y la conductora le respondió ¡por Dios, eso es impresionante!, ¿cómo se forman los perros en las nubes? y el del tiempo le dijo no, no, es una forma de decir, me refiero a que va a llover mucho y la conductora le dijo ¿pero podría darse el fenómeno de que lluevan perros chihuaha, Gustavo? Y el del tiempo le dijo bueno si se dieran ciertas condiciones por ejemplo que se formen cumulunim… y no pudo decir más nada porque pusieron un tema de Pablito Ruiz y entonces yo salí con el paraguas y miré al cielo y estaba negro lleno de nubes entonces dije epa esta vez predijo bien el tiempo, parece que va a llover, pero no, no cayó ni una gota y al ratito se despejó y al otro día cayeron ravioles del cielo y el del tiempo estaba como loco en la radio y dijo que no encontraba explicación para un fenómeno tan extraño pero al final resultó ser un avión que traficaba pastas de Nápoles que había tenido un desperfecto técnico y se había visto obligado a perder peso y al de la radio lo despidieron y creo que puso un quiosco de revistas en la Vélez Sarsfield.


(De El Último Paraguas, por el genial Lucas Varela.)

No hay comentarios: